— Vamos a vidas

"Gracias" a la globalidad e inmediatez de la información en Internet desde hace unos años, nos auto-bombardeamos con pequeñas muestras del material multimedia que estamos esperando o deseando conseguir. Así, y sin hacer demasiado esfuerzo, antes de que salga una película ya sabemos quién es el malo de la película, ...

— 1432 lecturas

Trailer Fever

"Gracias" a la globalidad e inmediatez de la información en Internet desde hace unos años, nos auto-bombardeamos con pequeñas muestras del material multimedia que estamos esperando o deseando conseguir. Así, y sin hacer demasiado esfuerzo, antes de que salga una película ya sabemos quién es el malo de la película, qué aliado vuelve inesperadamente o qué emblemático monumento estadounidense se han reventado de esta vuelta. Entre teasers y trailers, creo que estamos envueltos en medio de una auténtica trailer fever.

 

En el caso de los videojuegos, creo que esto todavía es más sangrante (al hilo de la imagen anterior), ya que los publishers nos bombardean de forma reiterada, programada y constante con estos pequeños adelantos de sus productos y a nosotros, como nos puede EL ANSIA, devoramos ávidamente...pero, ¿hasta qué punto?.

Recuerdo que cuando comencé a comprar videojuegos (hace unos cuantos años ya, Edu aún no tenía barba ni Oscar hijos), lo único que conocías del videojuego que te ibas a comprar eran los scans de las distintas revistas de la época, sus puntuaciones y, si tenías suerte o estábamos en verano/Navidad, el trailer que contenían los videos promocionales que, de tanto en cuanto, sacaban las compañías (lo siento, fan-boys de Nintendo o Sony, JAMÁS se hará algo tan grande como la campaña de "El Canal Pirata Sega"). Todo el proceso de compra estaba envuelto en un halo de misterio y nerviosismo (¿cuándo me llegará?, ¿me gustará?, ¿me irá en mi 486 overclockeado?) y cuando llegaba el videojuego lo cogías, lo mirabas con ternura y expectación, lo metías en la consola y se hacía la magia.

No digo que no me llevase desilusiones (muchas) y que, a veces, sí me hubiese gustado haberme podido jugar una demo o ver algo en movimiento de ese título, pero cuando comenzabas a jugar sentías que estabas disfrutando de una experiencia única, virgen e intransferible, para mí, mucho más completa que la que se puede vivir ahora (en cuanto a capacidad sorpresiva, claro). De mis retinas no se borrarán jamás las fases en "modo 7" del StarFox, las 2.5D del "Yoshi's Island" o la vertiginosa sensación de velocidad de "Wipeout". Creo que todo esto se ha perdido y, aunque hayamos ganado pequeñas obras maestras del marketing digital (como el reciente caso de Shinji Mikami y su "The Evil Within"), hemos sacrificado parte de la magia.

Obviamente, en nuestra mano está no conocer nada del juego que nos vamos a comprar, pero enmarcados en la aldea global en la que vivimos desde hace unos años realmente lo veo muy complicado (esto es como el que, año tras año, dice "no, yo no sé nada de Gran Hermano"): los blogs de videojuegos se hacen eco de las novedades, Youtube está plagado de gameplays, walkthroughs o los 20 finales de Heavy Rain, la propia prensa escrita se hace eco de las polémicas o novedades de las producciones AAA, etc.

¿Qué opináis vosotros?. He abierto un hilo al respecto en nuestro foro; esperamos vuestros comentarios.

Salutem!

albertoluengo
Autor:

albertoluengo

Ver personaje →

Comparte esta entrada

blog comments powered by Disqus
VamosaVidas Copyleft © 2012. Play for fun.
Hosted by Codigo23