— Vamos a vidas

Cuando uno lleva ya unos cuantos años en esto de los videojuegos, bien sea jugándolos, escribiendo sobre ellos o desarrollándolos, siempre llega un momento en el que se produce un punto de inflexión/rotura interno en el que se pregunta: ¿por qué sigo jugando a videojuegos?.   Esta pregunta a cada ...

— 1583 lecturas

Jugando a los 30

Cuando uno lleva ya unos cuantos años en esto de los videojuegos, bien sea jugándolos, escribiendo sobre ellos o desarrollándolos, siempre llega un momento en el que se produce un punto de inflexión/rotura interno en el que se pregunta: ¿por qué sigo jugando a videojuegos?.

De esto...

 

Esta pregunta a cada uno le llega en un momento determinado de su vida: cuando empieza o acaba la Universidad, cuando se casa, cuando se va a vivir en pareja o cuando cumple determinada edad. En el caso de este humilde redactor -a las puertas de los 30- esta pregunta está acuciándole constantemente desde hace unos meses y siempre encuentra una respuesta (auto)convincente que le hace seguir disfrutando de una de sus formas de ocio preferidas.

Para los que tenemos la suerte de estar ocupados, el tiempo de ocio tiende a disminuir progresivamente (o no, o quizás sólo es que cada vez lo desaprovechamos más o lo empleamos en tareas que no nos aportan nada) y cada vez eres más selectivo con lo que quieres hacer con el mismo; por tanto, frecuentemente nos veremos en la tesitura de elegir, y pensarse muy bien qué queremos hacer con esa horita que nos queda muerta: seguimos leyendo las idas y venidas de la familia Stark, vemos a qué incauto romano degolla Spartacus o disfrutamos con la gigantesca explosión que provocará Asura al destrozar su enésimo crucero de combate.

Si nuestra elección es esta última, llevémosla hasta sus últimas consecuencias y embarquémonos con la misma pasión que lo hacíamos hace años, pero con el bagaje, la tranquilidad, la habilidad y la experiencia del que lleva jugando mucho tiempo y sabe apreciar lo que, en conjunto, le va a reportar esa pequeña pieza de ocio interactivo.

 

...a esto ha llovido bastante, ¿no?

¿Qué por qué sigo jugando?. Porque lo sigo disfrutando, porque creo que a esta industria le queda mucho que ofrecerme, porque he crecido con ella y la he visto madurar (y pervertirse) y porque me siento orgulloso de poder jugar, hablar, escribir y opinar sobre una afición sin que ya nos miren diciendo: ¿Pero tú no eres muy mayor para seguir con jueguecitos?

albertoluengo
Autor:

albertoluengo

Ver personaje →

Comparte esta entrada

blog comments powered by Disqus
VamosaVidas Copyleft © 2012. Play for fun.
Hosted by Codigo23